Retomemos el sentido de la propuesta, de hacer algo por el movimiento, en positivo. Muchos exitosos músicos aseguran que fue “la canción adecuada en el momento justo” lo que les ayudó a que su música alcanzara a las masas y tuvieran gran aceptación. No dudo que eso sea gran parte del “secreto” para triunfar, pero considero que hay una serie de mínimos que todo músico debe llenar para pasar de nivel amateur al profesional. Así que aquí van algunos requisitos que considero fundamentales para salir adelante y dar a conocer una propuesta.

TENER OBJETIVOS CLAROS

Yo lo he visto con decenas de bandas, lo viví en carne propia y puedo asegurarles que si no se tiene un objetivo en común dentro de la banda, poco o nada se podrá avanzar. Si el objetivo es meramente tocar por diversión, o difundir masivamente la música, vender copias o llenar estadios. Si dos o tres mentes dentro de la agrupación tienen claro qué desean, eso facilitará las cosas. Sin embargo, si no están de acuerdo en el aspecto comercial de su música, deben sentarse a platicarlo hasta que todos estén conformes con lo que están haciendo. Es parte de ser profesional y aprender a trabajar en equipo.

CREAR UN PLAN DE MERCADEO

Posterior a definir el objetivo, corresponde diseñar la manera en la que creen que debe difundirse su música. Entiendo que muchos artistas no desean mezclarse con el mundo de la publicidad y el mercadeo, pero si se desea “pegar” o colocar su música para difusión masiva, hay que ser estratégicos y contar con un plan. Desde invertir y grabar un buen disco, hasta la forma de vestirse, de imagen, discurso e incluso frecuencia de toques. Si nadie cuenta con conocimientos sobre mercadeo, lo mejor será acudir a un experto, a un mánager o alguien con experiencia en comunicación digital.

15049585_1809946999277551_918242960_n
¿Ya tenés a alguen que cuide los diseños de tu banda?

GESTIÓN DE CONTACTOS

Esto es algo complejo. No solo se trata de ser amigo de todos, sino de lograr involucrar a otras personas, y hacerlas creer en tu proyecto. Sería ideal que la gente se sumara con el solo hecho de que les guste tu música. Pero en la realidad, especialmente en Guatemala, tanto las mentes como las puertas permanecen cerradas. Así que habrá que trabajar en el lenguaje asertivo para involucrar a personas clave, que inviertan, que patrocinen, que brinden espacio, que apoyen. Esto aplica para los contactos de prensa y las comunidades en redes. Como siempre repito: no solo es publicar en Facebook todo el tiempo, es de saber cuándo, cómo y con quién.

DELEGAR RESPONSABILIDADES

Conozco a muchísimas de bandas donde solo un músico jala, ordena, impulsa y el resto se deja llevar. Es muy importante que todos se involucren hasta cierto punto, que todos se sientan parte. Por razones obvias, no todos se pueden involucrar al mismo nivel y con la misma intensidad, pero delegar siempre será clave. Así uno podrá repartir las copias de los discos, el otro podrá contratar el equipo de audio, un tercero supervisar los afiches y diseños, y otro más aprobar el guión para un videoclip. Una sola persona (y peor sin experiencia en el medio) no se dará abasto.

14750611_1119521614752229_3464239321517654016_n
¿Quién se encarga de la “merch”? ¿Sabés para qué te sirve?

ENTENDER QUE ES UNA PROFESIÓN Y NO UN HOBBY

Entiéndase que si llegaste a este punto, sabemos que lo tuyo no solo es tener qué hacer en tus ratos libres. Si querés que tu música suene, crear un grupo de seguidores y que la propuesta trascienda, debés entender que es una profesión, es un trabajo y requiere no solo de mucho esfuerzo sino de especialización. Algunos se capacitarán en materia de sonido para lograr uno de calidad, otros entenderán que el “marketing” es esencial para difundir una propuesta, quizá alguien más se especialice en coordinar el equipo de trabajo. Cuando hablamos de música, el intérprete amateur poco piensa en el sonidista, roadies, ingeniero de luces, el dueño del local, el dueño del equipo, el diseñador gráfico, el guionista, el equipo de grabación, el estudio, el fotógrafo, el mánager, el encargado de booking, la imprenta para los discos, entre lo más básico.

Como ven, no se trata solo de “soplar y hacer botellas”. Vivir del arte es todo un arte. Y como el tema da para mucho más, pues trabajemos con estas ideas iniciales para comenzar. ¿Cómo ha sido la experiencia para ustedes?

No hay comentarios

Dejar una respuesta