El tráfico en Guatemala es un problema. Eso es obvio. Ahora bien, ese problema de carro sobre carro se agrava con el hecho de no respetar señales de tránsito. Ni qué decir de la falta de cortesía vial. 

Si bien es común oir que “los camioneteros” son aquí y son allá, que se la ganan cuando los ve uno cargando pasajeros en el carril izquierdo onparando cada 2 metros o atravesando el bus en semáforo en amarillo, esas conductas no son ajenas a una gran cantidad de “vehículos particulares”. 

En los particulares mira uno cosas que resultan de genios. Calle de 3 carriles y neneco que va en el carril derecho decide que quiere virar a la izquierda. En ese momento. Donde no solo va en el carril equivocado, sino que además hay un gran rótulo de “no virar”. Calles atoradas. Avanzando a 10 centímetros por hora, casi qué, y el semáforo da verde. No sé bajo qué teorema metafísico pretenden que en los 15 centímetros que hay entre el bumper trasero del carro de enfrente y la esquina, pueden meter su Honda Civic o BMW serie 3 de finales del siglo pasado. No entiendo. Eso sin entrar a que y durante el rojo del semáforo colocó su charnelito o SUV -da igual- sobre unas bellas lineas blancas paralelas… esas líneas que en cualquier lugar del mundo indican que si un peatón ya había colocado un pie sobre ellas, los autos tienen que ceder el paso… acá como que se usan de marca de parrilla de salida de carreras…

Manejar y tener carro es una gran responsabilidad… 

No hay comentarios

Dejar una respuesta