Hace 6 semanas te vi a los ojos por primera vez (no he escrito desde ese momento), sin llorar y mostrando una fortaleza enorme por cinco segundos cruzaste mi mirada y atravesaste mi alma. El día de hoy pienso en mi responsabilidad ante ti y quiero decirte algunas cosas. Amor de mi vida, hija mía, esto que escribo espero que lo leas algún día y sepas que tu padre dejó una huella en internet para ti.

Cristina, tienes que leer estos consejos, porque está escrito para vos:

  • Llegaste a un mundo de desigualdades, a un país de pocas oportunidades y de prejuicios. Tienes que luchar contra un pragmatismo religioso y de unión social que tratará de encontrar camino en tu individualismo. Sé fuerte.
  • No te preocupes si le caes mal a algunos y otros no corresponden tu educación y amabilidad. Nadie tiene la obligación de corresponder y siempre existirán personas que tratarán de truncar tus esfuerzos con feedback negativo. Escúchalos, no dejes de hacerlo, toma sus palabras y evalúa cada una de ellas sin que hagan daño a tus sueños. A veces tienen razón (no permitas nunca que lo sepan).
  • Cualquier decisión que tomes tendrá una consecuencia negativa y positiva. Lo negativo al menos implicará que dejarás de hacer algo por eso y lo positivo… trata que valga la pena y asegúrate que te traiga toda la satisfacción que esperas de ello.
  • Sé egoísta. Sí, leíste bien… sé egoísta. Vos sos la mejor herramienta que tienes para luchar, tu atención, tu inteligencia y tu tiempo son invaluables, no los desperdicies. Asegúrate que en cada cosa que hagas estés vos y tus intereses entre el top de prioridades y beneficios de hacerlo.
  • Sé fuerte, no llores. No lo hagas frente a la gente, frente a los que te cuestionan o te hacen sentir la necesidad de derramar lágrimas. Buscame a mí, a tu familia en ese momento. La gente tratará de doblegarte y cuando lloras es el mejor momento para hacerlo. A veces llorarás (no tengas miedo o pena de hacerlo, no te castigues por ello), nunca lo hagas frente a ellos.
  • La única forma de ser mejor es aprender de los mejores. Rodéate de gente que te haga sentir que aprendes algo, que vale la pena el tiempo invertido en ellos. Haz (educadamente) a un lado a aquellos que no te generan valor.
  • Y esta gente que siempre es mejor te da las mejores lecciones de vida con sus ejemplos. Aprende de los demás, de los poco afortunados que comenten errores y de los que aciertan hasta el éxito. La vida te enseñará de una u otra forma, y la mejor es ser autodidacta. Aprende de mis errores.
  • No te detengas nunca, muévete, trabaja, sigue sin parar. Por nada y por nadie (ni siquiera por nosotros). No llegas a este mundo para ser igual que yo, tienes que superarme en cada aspecto que puedas en tu propio caminar. Y cuando avanzas y superas expectativas vas dejando gente atrás, es normal.
  • Nunca pierdas de vista tus orígenes, eso mantendrá tus pies en la tierra y te hará tener un punto de referencia sobre el contexto en el que estás. Tu infancia será mucho mejor que la mía, y mi infancia fue mucho mejor que la de tu abuelo (mi padre)… eso es progreso. Plantea tus objetivos en términos de superar todo el tiempo, primero a vos misma y después a los demás… pero nunca olvides de dónde vienes.
  • Mantente cerca (no significa físicamente) de la gente que te ama. Tu familia siempre será ese grupo de personas y aparecerán otros que también lo harán y valdrá la pena tenerlos a la vista.
  • No tengas miedo a compararte con los mejores, hazlo sabiendo que perderás en esa comparación, pero que analizando de una forma correcta te darán la pauta de las cosas que tienes que trabajar. No te compares con cualquiera, sólo con unos pocos que puedas considerar tus modelos y que esto se convierta en un ejercicio de análisis y aprendizaje.
  • Trabaja mucho sobre tu productividad y administración, sobre crecimiento personal y financiero, lee, escucha podcasts, proba uno y otro método… adáptalos a ti, enfócate en encontrar aquellos métodos que cómodamente te harán controlar tu vida. Aprende esas lecciones que no te dará la universidad ni el colegio pero que de no conocerlas y aplicarlas lo harás entre problemas financieros y caos (como yo).
  • No pierdas mucho tiempo en planificar, piensa y busca la forma más rápida de accionar. Siempre busca conclusiones, toma decisiones, ten claro cuál es la siguiente acción. Nunca permitas que al hablar y liderar queden áreas grises de responsabilidad. Nunca hables sin actuar. Que sobre-planificar no te paralice… acciona, mueve, empuja, cambia, nunca te detengas.
  • La muerte es natural. Todos vamos al mismo punto, y en algún momento tendré que bajarme de este tren. Te prometo que haré todo lo posible por posponer ese momento, pero el día que suceda espero haberte demostrado que viniste a una familia que solo sabe amarte, luchar y pelear por vos y tu bienestar.

Y si algún día logras todo esto… decime cómo hacerlo. Tenemos mucho que aprender el uno del otro, ya me has enseñado muchas cosas y sólo quiero compensarte de la forma correcta. Disfrutemos el camino.

Así es hija, que en este momento mientras luchas por encontrar tu mano frente mi sólo puedo decirte una cosa: you rock my entire world … cada vez que te veo a los ojos tengo la misma sensación que hace algunas semanas, y estoy seguro que eso nunca cambiará.

Con todo mi amor,

No hay comentarios

Dejar una respuesta